Porque así es el estudio: abierto, amplio, impersonal. Y cuando todo fluye como con el oleaje, nada se queda en uno, todo se entrega a la profundidad. Se nos invita entonces a naufragar.